El Ciclo de la Vida

Blog

A lo largo de mi carrera de negocios he aplicado los principios del éxito que estoy compartiendo contigo en mis negocios y en mi vida personal y enseñado estos principios a todos en mi organización de mercadeo.  Lo que me frustraba era que algunas personas lo utilizaban de inmediato para crear éxito, mientras otras parecían que no habían escuchado absolutamente nada.  Estaba determinado a encontrar la razón y comencé a estudiar a la gente y que era lo que las motivaba a pensar y actuar de la manera en que lo hacían.  Pronto me di cuenta que el nivel de programación que la gente tenía cuando era joven creaba una serie de creencias, y estas creencias o las empoderaba o las limitaba.

Desarrolle un modelo para ayudar a las personas a entender porque creemos lo que hacemos, como funciona y como nuestra manera de pensar (creencias, programas y nuestros hábitos y patrones de pensar) es creada.  Lo llamo el Ciclo de la Vida porque es un proceso que crea y refuerza la mentalidad que está produciendo cualquier resultado que estamos recibiendo.

La premisa básica de este modelo es el hecho de que cada uno de nosotros llegamos a este mundo con un potencial ilimitado.  Somos como la computadora más poderosa jamás creada, con capacidades de procesamiento casi infinitas a una velocidad inimaginable, almacenamiento ilimitado y el sistema operativo más complejo de adaptación y aprendizaje jamás creado; no tenemos ningún software en esta súper computadora, lo que significa que no estamos conscientes de nosotros mismos o nuestras capacidades.

Luego en la gente que fue encargada de criarnos inmediatamente empezó a protegernos y a capacitarnos (programarnos) “por nuestro bien”.  Ellos instalaron software en nuestra hermosa súper-computadora (mente) basada en lo que ellos creían que necesitábamos aprender.  En esencia, nos transfirieron sus programas a nosotros, completos con sus preocupaciones, dudas, miedos, fallas y limitaciones.  Nos aman pero no nos pueden dar lo que no tienen o enseñar lo que no saben, entonces solo nos dan y nos enseñan lo que tienen y lo que saben.

Por lo tanto, la base de los programas que corren en nuestra súper-computadora maravillosa (mente) y sistema operativo (mentalidad) son imperfectos y programas limitados que fueron instalados al azar sin nuestro permiso.  Así es como todos llegamos a ser lo que somos en este momento en nuestras vidas.  Y a menos que ya hayamos empezado el proceso de auto-consciencia y reprogramación de nuestra mente con un propósito basado en nuestros propios sueños y deseos, seguiremos en este camino inconscientemente.

La ilustración de abajo es una explicación visual de tal proceso.  El ciclo comienza con experiencias del pasado, eventos al azar, estímulos externos e influencias de ejemplos y figuras de autoridad produciendo asociaciones mentales y generalizaciones que dieron sentido a esas experiencias.  El resultado es tu manera de pensar actual, que es una serie de creencias, programas y suposiciones.

Gran parte de este condicionamiento ocurrió cuando todavía no eras lo suficientemente grande para hacer decisiones conscientes.  Cosas te pasaron en tu niñez que han creado a la persona que eres hoy, pero recuerda que hasta los seis años no tenias un guardián en tu mente subconsciente lo que significa que no estabas “escogiendo” o “bloqueando” la información que se te presentaba.  Todas las figuras de autoridad influyeron la formación de tus creencias iniciales, que se convirtieron en la fundación de tu sistema de creencias el día de hoy.

Para cuando empezaste a hacer tus propias decisiones en la vida, ya estabas condicionado a pensar, a creer, a sentir y a actuar de una manera determinada.  Actualmente todo esto ha creado tu manera de pensar, que determina quién eres y la vida que vas a tener y los resultados que estas produciendo.

Tu mentalidad está compuesta de varios componentes principales.  Para simplificar las cosas, considéralas como patrones de pensamientos, maneras de procesar información y sistemas de creencias.

Los cuatro componentes claves de tu forma de pensar son:

Identidad: El concepto de ti mismo –  quien crees que eres.  En realidad esto es un conjunto de creencias de cómo te ves y te sientes de ti mismo.

Creencias: Lo que crees que es cierto, las ideas y conceptos de los que tienes sentido de certeza, y que aceptas como hechos.  Esta es tu “realidad”.

Valores: Las cosas que más valoras en la vida, los estados emocionales que deseas experimentar o evitar (amor, éxito, salud contra soledad, fracaso, enfermedad).

Filosofía de vida: Conjuntos enormes de creencias sobre aspectos importantes de la vida.  La forma que ves la vida, la gente, el dinero, el éxito, el amor, el valor, la política, etc.

El punto sobre tu mentalidad es: Lo que sea que tu creas que es la realidad vas a experimentar en tu vida.  Tu mentalidad determina quién eres, que crees y que harás.

Tu mentalidad también establece filtros perceptivos para controlar la información que tiene que tratar.  En cualquier momento nuestros sentidos son bombardeados con millones de estímulos por segundo.  Por lo tanto, que nuestra mentalidad nos protege al poner atención a lo que es importante para nosotros, que está determinado por nuestras creencias.

Desafortunadamente, en nuestro proceso mental automatizado de protegernos, nos volvemos mas aferrados a nuestras creencias.  Y si estos filtros bloquean y evitan la información que podría ayudarnos a cambiar, crea un grave problema.

Estos filtros son proyecciones de nuestra manera de pensar –  quienes somos.  Son lo lentes por los cuales “vemos, escuchamos y sentimos” cada experiencia y por lo tanto determinan como interpretamos y le damos sentido a las cosas.

Es por eso que es muy posible que un grupo de personas atiendan a un evento y cada persona tiene su propia versión de lo que paso.

Estos son los filtros perceptivos trabajando.  Ellos determinan a lo que le prestas atención, como pondrás atención, a quien escucharas y a quien le creerás.

Basado en las creencias de tus habilidades, talentos, potencial, merecimiento, merito y varios otros factores, tu forma de pensar determina tus deseos en diferentes áreas. Literalmente te impide desear cosas que no sientes que te mereces, que no eres suficientemente bueno para tener, no tienes la capacidad de hacer, o está fuera de tu control.

Tu mentalidad, con sus filtros perceptivos también determina tus patrones de tomar decisiones y criterios.

A su vez, esas decisiones determinan que acciones  tomaras o no tomaras consistentemente.

Estas acciones (o falta de acción) repitiéndose con el tiempo crean habilidades y hábitos, que son nuestra forma de pensar, procesar y patrones de acción. Producirán resultados automáticamente y estos resultados siempre serán congruentes con tu manera de pensar – que, de hecho, validan que tenias razón todo este tiempo.

Por eso es tan difícil cambiar hábitos y creencias. Tu mente está continuamente validando la “verdad” de tus creencias al producir resultados que son equivalentes a esa creencia, por lo tanto “comprobándotelo”.

Fuimos condicionados por las experiencias que tuvimos antes de que pudiéramos escoger conscientemente. Luego, empezamos a elegir y obtuvimos más resultados que eran congruentes con nuestra forma de pensar.  Desde el principio nuestra forma de pensar estaba siendo reforzada y desarrollada, y este “Ciclo de la Vida” se estaba estableciendo en nuestras  vidas.  En nuestro siguiente artículo, empezare a enseñarte a cómo salir de un ciclo negativo y convertirlo en algo positivo. Hasta entonces…

Por favor, deja tus comentarios y preguntas a continuación y comparte este mensaje con tus seres queridos. También vuélvete socio en mi comunidad de empoderamiento en http://facebook.com/carlosmarinlive y promuévela a toda persona que ames para que ayudemos a millones de personas a elevar su consciencia y a liberarse este 2012. Que Dios te bendiga y ¡vive tu pasión!

Carlos Marin

(18) comments

Add Your Reply