Habitos Millonarios 3 – Compromiso

Blog

To view in English go here.

– Transcripción 

Bienvenido a «Tu Vida Ilimitada». Soy Carlos Marín, autor del best seller número uno «La Fórmula de Éxito Ilimitado». Soy creyente que todos tienen el poder de ser, hacer y tener cualquier cosa que quieran en la vida, siempre y cuando adquieran la mentalidad de la persona que ya lo tiene, y use las estrategias de esa persona. Yo sé que sueno como un disco rayado, pero yo creo eso a un grado impresionante y quiero que tú lo creas también.

El único problema es que a la mayoría de nosotros no nos han enseñado cómo acceder a este poder, y yo te voy a enseñar cómo hacerlo. En estos últimos shows hemos estado hablando de los siete estados mentales claves y las características o hábitos mentales de patrones de pensamiento de emprendedores millonarios.

En estos shows te enseñare esas claves mentales:
La primera, como hablamos anteriormente, es “claridad de visión”, tienes que saber exactamente lo que quieres, a dónde vas, quién eres, qué estilo de vida quieres y qué quieres hacer con tu vida.

La número dos es “completo amor por lo que haces”, necesitas esa pasión, porque si no tienes, ni sientes amor por lo que haces, no vas a tener la intensidad de esfuerzo necesario para lograr cualquier cosa grande en la vida.

El día de hoy vamos a hablar de algo muy importante, un estado mental del cual se habla mucho pero es raramente entendido y es una súper clave del éxito, estoy hablando del “compromiso”. Y compromiso significa decisión irrevocable. La palabra decisión viene de la raíz latina «De Cesare», que significa cortar y separar todas las otras posibilidades, de otras opciones.

Actualmente la gente cambia de decisiones como se cambian de ropa interior. Por lo cual, una decisión no significa nada, cambian de pensamientos constantemente. Por eso yo prefiero utilizar la palabra “compromiso” en vez de “decisión”.
Tú invitas a alguien a algo y dicen: «Okay, bueno, sí, yo creo que sí». Pero cuando tú le preguntas a la gente: «No, no, necesito un compromiso», ahí ya la cosa cambia. Y ahí ya no es en broma el tema. O sea, ya la gente toma eso con más seriedad. Y eso es lo que significa el compromiso, una decisión irrevocable.

Existe una historia que probablemente has escuchado alguna vez de un Gran General. Yo sé quién es el Gran General, pero no me gusta lo que hizo, la historia es algo así como una alegoría, es algo bien interesante. El Gran General va a conquistar una tierra, va a pelear con el enemigo. Y cuando llegan ahí en sus barcos, ordena a sus hombres quemar sus barcos en la orilla. Los hombres, viendo los barcos quemándose, están temerosos, pero a la misma vez el General les dice: «Si quieren ver a sus familias, a sus seres amados, tenemos que ganar y tenemos que irnos en los barcos de ellos».

Obviamente ese es un gran compromiso o lo hacemos o morimos. Entonces, obviamente ganaron y regresaron a su tierra en los barcos del enemigo. Pero es importante entender el poder y la fuerza que tiene esa cosa llamada compromiso. Significa venderte al sueño, o sea, conseguirlo o morir en el proceso. Voy a conseguir mi sueño, voy a lograr mi meta o morirme en el camino. Con esa fuerza, el poder del compromiso garantiza el éxito.

En la vida los deseos son cosas débiles, pero la intención es algo sobre lo que tú tienes total expectativa de que lo vas a lograr. Uno de mis mentores, el doctor Denis Waitley, siempre decía: «En la vida nunca vas a conseguir lo que quieres. Solamente vas a conseguir aquello en lo que tienes una expectativa por lograr». Por lo tanto, compromiso convierte querer o desear en una expectativa de logro total. Es algo que ya dominas en tu mente, ya es tuyo y ahora estás pasando por el período de tiempo y los pasos necesarios para conseguir eso que ya es tuyo, en tu mente.

Por eso el compromiso crea persistencia y tenacidad. Es un rehúso total a darse por vencido y te da la habilidad de saber tu futuro de antemano, porque como ya has tomado posesión y dominio de algo en tu mente, tú sabes que lo vas a lograr. Por lo cual, trabajas en paz con un conocimiento interno de que ya está hecho, ya lo es, ya es mío. Te da confianza, sabes que sólo es una cuestión de tiempo y cuando tú trabajas con esa intención, con esa expectativa, con ese compromiso y esa confianza, nada te va a detener, nada te va a parar.

Por ejemplo, mi historia, cuando yo comencé a trabajar en marketing en redes, los primeros tres años estaba frustrado y luchando por mí negocio. Daba dos o tres pasos para delante y dos o tres pasos para atrás, aunque estaba progresando y creciendo -porque yo tenía que cambiar mi mentalidad de víctima, yo tenía mucho que crecer personalmente- estaba frustrado todavía.

Fui a un seminario de liderazgo, en ese seminario de liderazgo vi a un orador que era un tipo joven, un tipo dinámico, un tipo con mucha confianza. Él estaba en el escenario hablando y diciendo que nosotros no estábamos al nivel de él porque nosotros no nos habíamos vendido al sueño de nosotros mismos, él se había vendido a su sueño.

Compartió que hace dos años y medio estaba casi en la quiebra a punto de irse en bancarrota, tenía una compañía de construcción. Y vio el negocio y vio a los millonarios en el negocio, y él dijo: «Yo a lo mejor no soy tan listo como ellos, tan inteligente como ellos, pero yo puedo trabajar más que nadie». Y se comprometió al 1000% y se propuso a trabajar más que nadie, a hacer más que nadie para lograr el resultado más rápido. Y en dos años y medio llegó a ser millonario.

Para mí el tipo me estaba hablando directamente a mí, porque yo no me había vendido a mi sueño, yo no me había comprometido. Él dijo desde el escenario: «Ustedes están caminando por allá afuera como si tuvieran 18 opciones para conseguir el estilo de vida que yo tengo. Y les digo una cosa, no existen 18 opciones para conseguir el estilo de vida que yo estoy viviendo en este momento». Al escuchar eso me di cuenta que yo estaba negociando el precio del éxito y también me di cuenta de otra cosa, que cuando tú tratas de negociar el precio del éxito, el precio del éxito sube. Hay sólo una forma de pagar el precio del éxito, y es aprender las habilidades y las cosas necesarias, transformarte en un profesional en lo que sea, aprender las habilidades lo más rápido posible y conseguir el resultado lo más rápido posible. Y eso se consigue a través del compromiso.

Yo ahí me comprometí, en ese mismo instante hubo un cambio interno en mí, porque ese cambio es algo que sucede cuando alguien se compromete. Me transformé ahí mismo. Desde ese momento en adelante yo sabía que iba a lograr mi meta de hacerme millonario. Yo sabía que en dos años y medio, o menos, yo iba a ser millonario. Y ahora el tema es que en vez de tratar de negociar el precio yo estaba tratando de pagarlo lo más rápido posible. Empecé a trabajar con una tranquilidad, una paz y una confianza de que ya esto era mío.

Gente que antes no me pelaba, que no me prestaba atención, ahora todo el mundo me quería seguir, todo el mundo quería estar en negocio conmigo, todo el mundo quería escucharme. Y con esa nueva confianza y ese compromiso, 28 meses después logré mi meta. Me hice millonario, me presentaron como uno de los oradores en un evento de 14.000 personas en el Coliseo de Charlotte, y cumplí mi sueño en ese momento.

Sé que muchas personas dicen: «Carlos, eso suena muy fácil. Eso suena como magia». Te voy a decir una cosa, lo sé por experiencia propia, por la experiencia de otros de los cuales he aprendido y de otros a quienes he enseñado como ser millonarios también, estos patrones mentales producen resultados fantásticos casi como la magia. Porque éstas son las claves para producir resultados en la vida y cada emprendedor millonario las ha usado consciente o inconscientemente, te lo prometo porque son la clave del éxito.

Revisa este vídeo varias veces. Aprende, domina esta habilidad, esta forma de pensar, esta mentalidad, y sal y comparte este show con cinco personas que amas y que quieren ser millonarios. Comparte el amor, ayúdame en mi misión a empoderar a millones de personas a saber su poder interno, a ser libres y a vivir su más alta visión.

Así que suscríbete a mi canal de Youtube http://youtube.com/CarlosMarinTV, si no lo has hecho todavía y compártelo con otros para que puedan ver todos los shows gratis y fácilmente todas las semanas. Hasta la semana que viene, que Dios te bendiga y vive tu vida ilimitada.

Signature

(11) comments

Add Your Reply
Jamas Te Pierdas Un Video o Artículo de Carlos

Obtén notificaciones de Carlos Marin directamente a tu email y nunca te pierdas un video o artículo.

Tu informacion nunca sera compartida con nadie
x